16.3.06

Pompeya no fue una excepción


La erupción del Vesubio que destruyó las ciudades romanas de Pompeya y Herculano no fue la única.
Investigadores italianos han dado a conocer un episodio eruptivo del Vesubio datado en
3.780 B.P., es decir, en los inicios de la Edad del Bronce. En el año 79 después de Cristo, la historia se repetiría en cierta forma, con la desaparición de Pompeya y Herculano bajo la lava.

El investigador Giuseppe Mastrolorenzo y sus colegas detallan que la erupción del 3.780 B.P. se la ha llamado el "evento Avellino". Fue de tipo pliniano y expulsó masivas cantidades de material
piroclástico y lava. Se calcula que la lava llegó a cubrir una superficie de hasta 25 km. alrededor del Vesubio, sepultando tierras y pueblos. El "evento Avellino" fue más destructivo que el que ya conocíamos.

Sin embargo, parece que gran parte de la población que habitaba la región pudo escapar a tiempo
, probablemente alertada por las señales pre-eruptivas del volcán. Se han encontrado miles de pisadas impresas ( imagen inferior) que señalan la dirección opuesta al Vesubio. Después de las pisadas, toda el área quedó cubierta por el material expulsado por el volcán, en la que sería la última y más violenta fase de la erupción.

El equipo que está estudiando el
fantástico hallazgo describe una aldea sepultada, una especie de Pompeya de la Edad del Bronce, a unos 15 km. al Noroeste del Vesubio:

Escenas de la vida diaria, congelada por los depósitos volcánicos, testifican que la gente repentinamente abandonó la aldea".


Una de las escenas fosilizadas incluye

"...los moldes de cuatro chozas, con cerámica y otros objetos dejados dentro; esqueletos de un perro y nueve cabras embarazadas encontradas en una jaula; y huellas de adultos, niños y vacas rellenadas por la primera
ceniza volcánica".


Aunque parece que la gran mayoría pudo escapar, no todos tuvieron tanta suerte. Dos esqueletos
de un hombre y una mujer (foto central)

"...testifican dramáticamente el intento desafortunado por huir, y su muerte causada por la asfixia".

Acabaron yaciendo bajo un metro de pumita, un mineral volcánico
formado por lava solidificada.

Tras la erupción, unos cuantos asentamientos fueron rápidamente reconstruidos, pero pronto abandonados, probablemente debido a la extrema devastación que sufrió el área, que permaneció deshabitada durante siglos.

Pero los humanos tenemos amnesia histórica. Hoy, el área arrasada por el "evento Avellino" está ocupada por más de 3 millones de personas.


1 Comment:

Pepe dijo...

Sí, asusta lo cerca que se ve Nápoles en la foto(tanto como Pompeya) del Vesubio.