25.12.05

¡El rey de la selección cultural!


Sorpresa. Si se busca "selección cultural" en Google, de 1.810.000 enlaces, el de este humilde pero ahora orgulloso blog aparece en los primeros puestos. Hace unos días era el primero. Y entre los diez primeros, el único que trata sobre selección cultural en el ámbito de la evolución de las sociedades humanas, como una fuerza que filtra las aportaciones, es -a mi entender- éste.
Y si se escribe "conducta instrumental", es el número uno. La clave para entender la evolución de la cultura y de la inteligencia en nuestra especie parece ser precisamente este concepto, la técnica, la conducta instrumental. Los delfines, por poner un ejemplo de inteligencia animal, no han desarrollado un conjunto tan elaborado de memes ni han proyectado su genoma como nosotros hemos hecho gracias a la técnica.


El que pretende ser un simple archivo de ideas y de noticias relacionadas con la aparición de la cultura, se ha convertido en el rey de la selección cultural. Más por deméritos de los demás que por méritos propios. Desde luego, no lo merezco. La conclusión inicial que se puede extraer de estos resultados es que internet, la gran red del conocimiento mundial, está aún muy verde, especialmente en el ámbito lingüístico hispanohablante.

La selección cultural existe; y opera -como la selección natural que tan magníficamente definió Charles Darwin- constante y silenciosa, eliminando las innovaciones ineficaces y preservando y poten
ciando los memes válidos.
Es todavía un concepto difuso, pero actúa.
Y nadie dice nada al respecto.

6 Memes sueltos:

irichc dijo...

La tesis o eslogan de "la supervivencia del mejor adaptado" es comprometedora para el neodarwinismo, para el que la evolución no es más que una mezcla de azar genético y determinismo ambiental.

Ahora bien, ésta, como toda visión reduccionista, tiende a su propio absurdo. ¿Por qué considerar sólo el azar positivo y no el negativo? El desarrollo de un nuevo órgano o función dará nuevas posibilidades brutas de supervivencia, pero también implicará nuevos riesgos (piénsese en la cantidad de accidentes que provoca el ingenio humano). En ese caso, ¿no habría sido más afortunado el que no experimentara tal mutación? ¿Cómo decidirse?

Lo que es bueno para la supervivencia, por ejemplo, tener ojos o la capacidad de construir armas, también podría ser malo. Así se hace patente que el más adaptado y el más afortunado no tienen por qué coincidir. Las cucarachas integran una de las pocas especies que, en caso de invierno nuclear, sobrevivirían en la Tierra. Su supervivencia no vendría dada, por supuesto, del hecho imposible de haberse adaptado a un medio que no las precedió, ya que fue desencadenado con posterioridad.

Además, llamamos azar a todo lo que no depende de nosotros, y eso no es exclusivo de las mutaciones. De hecho la mayoría de acontecimientos que nos suceden son, en base a la definición anterior, azarosos. Entonces, ¿es sensato valorar la adaptación de un organismo o especie a partir de elementos puramente fisiológicos y ambientales, obviando, en cambio, cualidades activas como la racionalidad o la inteligencia?

Califico como inteligente a lo que no entra en las categorías de lo mecánico o de lo azaroso. Es azaroso, pues, lo irracional, aquello de lo que no se puede dar razón; y es mecánico todo fenómeno que no contenga en sí su propia razón. Ahora bien, el actuar de los animales es razonable y depende de sus facultades intelectivas, más o menos primarias. Se sigue, en consecuencia, que no es azaroso.

Desde la perspectiva de su desarrollo histórico, es cierto que la inteligencia es producto de la evolución. Y no es menos cierto que la evolución es, en parte, producto de los mismos.

Concluyo:

Si la evolución no depende ni de la inteligencia, relativa al individuo, ni del azar, relativo a la inteligencia, sólo puede depender del orden. Como el orden no es azaroso, debe ser inteligente o mecánico. Sin embargo, para ser mecánico debería tener su razón fuera de sí. Pero no hay nada fuera de la naturaleza. Luego es inteligente.

Memecio dijo...

La supervivencia del más apto es una obviedad. Los organismos con inadaptaciones graves sencillamente la palman, o no se reproducen.

Respecto a que la visón evolucionista es reduccionista: ni mucho menos tanto como la idea de un dios todopoderoso.
Dices que " ¿Por qué considerar sólo el azar positivo y no el negativo? ". Nadie considera sólo las combinaciones genéticas y las mutaciones positivas. Es sólo que las negativas, mucho más numerosas, por definición no conducen a ningún sitio evolutivamente viable.

Que las innovaciones entrañan nuevos riesgos es evidente. Ahora bien, se impondrán en la medida en que los beneficios que aporten sean mayores que los nuevos riesgos.

Lo que tú llamas "cualidades activas" -como la inteligencia- son productos de la evolución, como cualquier otro órgano. Sin más.

Si crees en una inteligencia detrás de la evolución, tendrás que demostrarla. Hasta el momento, tras décadas de investigaciones biológicas, ese extremo es un añadido superfluo e innecesario. Un meme arcaico nacido en tiempos místicos que intenta subsistir en un medio cultural racionalista.

irichc dijo...

Si crees en un orden mecánico carente de fines e inteligencia, tendrás que demostrarlo. Y un buen comienzo sería que explicaras qué entiendes por "mecánico".

Memecio dijo...

Irichc, eres tu quien maneja una hipótesis "extra", quien añade una suspuesta inteligencia. A los demás no nos hace falta. Nos basta con la simple -y rica- biología. Así que te toca a tí demostrarlo, la pelota está en tu tejado.

Además, para demostrarlo no te bastará con pruebas normales. Lo que tu defiendes, una inteligencia oculta detrás de la naturaleza, supone infravalorar la naturaleza misma. Y requerirá que nos abrumes a pruebas. Hipótesis extraordinarias necesitan pruebas extraordinarias.

Memecio dijo...

Bueno, tal vez hablar por los demás es demasiado presuntuoso. A MÍ no me hace falta.

El PaleoFreak dijo...

Ni le contestes, Memecio. Es un troll irrecuperable, bien conocido.
¡Y enhorabuena!