6.10.06

¿Atavismo auditivo?

Grito chimpancé
Los humanos tenemos una serie de actos instintivos reflejos. La llamada "piel de gallina", los escalofríos en situaciones de terror, el erizamiento del vello de la nuca son ejemplos de esas conductas inconscientes.
¿Alguna vez os habéis preguntado por qué resulta tan desagradable el chirrido de las uñas arañando una pizarra? Es un sonido parecido a la tiza dura rayando una pizarra, o las puntas de un tenedor metálico rascando un plato de porcelana.

Pues se acaba de dar una explicación, aunque sea en el no muy prestigioso marco de los premios Ig Nobel. Los Ig nobel son una especie de antinóbel, y premian las investigaciones más imaginativas y estrambóticas. La entrega de los Ig Nobel la organiza anualmente la revista de humor científica "The Annals of Improbable Research" (Anales de la Investigación Improbable). La pronunciación en inglés de "Ignobel" significa "innoble". Lo cual no quiere decir que algún galardonado por el Ig Nobel, después haya ganado el Nobel verdadero. Es el caso del físico de Harvard Roy Glauber, el padre de la óptica cuántica, premio Nobel de Física 2005.

Volvamos a los chirridos. Uno de los premiados este año 2006, Randolph Blake, ha hecho un encomiable estudio en el que obligó -voluntariamente se supone- a diferentes sujetos a sufrir diversos ruidos infernales. El número uno en el escalafón de los ruidos más desagradable fue un rastrillo de jardín arañando una pizarra, seguido del roce del metal con el metal y del ñigoñogo (onomatopeya) de la espuma de poliestireno frotada sobre sí misma.

Uno podría pensar que la explicación es que cuanto más alto en el umbral de estridencia se encuentren estos sonidos, más desagradables serán. Pues no. Según Blake, estos sonidos se agrupan en la mitad de la gama de sonidos auditiva. La respuesta que da Blake es que estos sonidos se parecen mucho a los gritos agudos (1) de las crías de chimpancés pidiendo ayuda. ¿Reflejo atávico? ¿Simple casualidad?

El estado actual de nuestros conocimientos sobre el cerebro impide, por el momento, saber si Blake es un digno merecedor del Ig Nobel. O si ha dado en el clavo y merece el Nobel auténtico, por lo menos.
----------------------------------------
(1) Desconozco si el grito de chimpancé que se reproduce es de adulto o de cría.

7 Memes sueltos:

Memecio dijo...

Me pregunto si habrán establecido comparación con los chillidos de las crías humanas.

Martín Cagliani dijo...

Creo que esa es la razón por la cual dan esos premios, porque justamente un buen estudio que podría utilizarse para sacar unas conclusiones interesantes, era povido sólo por una idea estupida, en vez de aprovecharlos a full como vos estás sugiriendo. O sea encaminar mejor esas experiencias, hacia unas conclusiones más interesantes, jeje. Si bien suelen estar divertidos esos premios. Recuerdo que el año pasado o el anterior ganó un científico que estudió la física del por qué se nos pega la cortina de baño cuando nos duchamos :P

Memecio dijo...

También habrá influido el método. Imagináos las caras de los oyentes aguantando chillidos, ruidos, estallidos, zumbidos, bramidos, estruendos, chirridos, etc. para elaborar el ránking.

octopusmagnificens dijo...

Que le retiren la subvención a Randolph Blake.

maria dijo...

La causa no sé, pero me chirriaron los dientes sólo de pensar en los sonidos que nombres. No sé, no creo que sea la razón... lo estudiaré y me presentaré a los premios del año que viene ;)

¿Entraría en eso del atavismo el por qué se pegan los bostezos?

Hasta el mes que viene (me voy de vacacioneeees!!!!)

Memecio dijo...

Los bostezos se pegan por imitación inconsciente. Otra vez nuestra capacidad de infección de memes en un estadio básico.
Buenas vacaciones.

Hans Rodriguez dijo...

El ser humano ha ido codificando reacciones frente à diferentes estímulos, que provienen de la forma como el hombre reaccionaba frente a las garras de los depredadores, lo cual hace que ante la fricción de las uñas contra cualquier objeto active esos patrones grabados en nuestro inconciente heredado por milenios, produciendo un escalofrío que nace en la nuca y recorre toda nuesttra columna vertebral hasta el cóxis, la reacción fìsica nos lleva entonces a adoptar una posición refleja de juntar los brazos y protegernos las partes blandas (estómago) y agacharnos (ocultarnoscomo un instinto de protección.