1.11.08

Encógete, que yo crezco


Cuando una gallina recién llegada entra en un gallinero, se producen una serie de combates que marcan cuál será su posición jerárquica. Cada combate que gane, significará que estará por encima de la derrotada. Y cada uno que pierda, que estará por debajo. La posición jerárquica proporciona un orden a la hora de acceder a la comida, beber, etc. Al perder el combate, la gallina despliega un comportamiento que consiste en encogerse, en parecer más pequeña. Baja la cabeza, guarda las alas y se resigna.

En una disputa, los lobos erizan sus pelos para parecer mayores (los humanos conservamos ese reflejo con lo que llamamos "piel de gallina", que se produce en situaciones de miedo o especial emoción). En cambio, el perdedor agachará la cabeza y esconderá la cola entre las patas, reduciendo su volumen corporal al mínimo, como queriendo desparecer. Esta conducta se repite en las interacciones sociales de muchas especies. Se puede observar también en los animales que tenemos más cercanos, como perros y gatos.
Un caso muy claro es el del lagarto australiano Chlamydosaurus kingii, que despliega una corona (de ahí lo de "Kingii", de rey en inglés) alrededor de la cabeza que lo hace parecer mayor.
Aquí está en acción:





Es la misma conducta que despliegan algunos humanos cuando se arrodillan o se agachan en los templos. Un acto de sumisión frente al líder, el superior en la escala jerárquica, sea un hombre o un símbolo. De la misma forma que los soldados, que ya de por sí han de ser altos en los procesos de selección de muchos ejércitos, han de estar bien erguidos y con el pecho henchido cuando están en formación. Además, en muchos
adoración al reyejércitos se usan cascos o cubrecabezas para aumentar la estatura. Muchos sacerdotes, sobre todo de alto nivel, también llevan gorros exagerados. La misma conducta que se produce cuando alguien se saca el sombrero, en supuesta señal de humildad o consideración. Cuando se inclina la cabeza para saludar. O el origen de ciertas expresiones como "a sus pies". Y el mismo comportamiento que cuando se saluda a los reyes, en el protocolo internacional, uno ha de hacer una reverencia, de forma que disminuya su altura frente al monarca. En el caso de las mujeres, una genuflexión, evidenciando su rango tradicionalmente inferior :(. Es por lo mismo que los reyes llevan corona: para ser los gallos del gallinero. No es gratuito que se les llame "Majestad" o "Alteza", aunque sean bajitos, no lo merezcan y aunque su presencia, como la misma costumbre, sea una acronía.

Lo curioso es que a estas conductas se las enmarque dentro de las normas de educación. Nadie llamaría "educado" al perro que encoge la cola ante otro más fuerte.

8 Memes sueltos:

Miski dijo...

Otra información que demuestra cuán de importante es nuestro "pasado animal" en nuestros comportamientos y normas actuales.

Memecio dijo...

Cierto, Miski. Si ya lo decía Desmond Morris.

Brainy dijo...

Memecio, gracias por este post porque me ha parecido estupendo. De los de ensenar en los colegios, de verdad.

Un saludo.

jose dijo...

Enumeras como muestras de comportamiento animal en humanos todo aquello que no te gusta: monarquías, ejército, formalismos de cortesía, religión...

¿No puedes encontrar ningún ejemplo de esto en una actividad humana que te agrade?

jose dijo...

Por ejemplo, en la expresión corporal de ciertos tipos de danza?

Memecio dijo...

Claro. La danza. O la sonrisa.
Lo que no me gusta es la jerarquía impuesta, basada en criterios arbitrarios.
Pero el artículo sólo se centra en expresiones de sumisión frente a la jerarquía. La danza no entra en esa categoría.

jose dijo...

Total, que la gente sólo se comporta como animales cuando se trata de circunstancias que no te gustan a ti en concreto.

Memecio dijo...

No. Somos animales. Y eso no es peyorativo. De todas maneras, lo de menos es que me gusten o no determinadas conductas. Lo relevante es que son las mismas que muchas otras especies. Y mucha gente no lo sabe.